Jugadores de Costa Rica celebran un gol contra Estados Unidos. EFE/Jeffrey Arguedas

San José (EFE).-

Cuando los futbolistas de Costa Rica comenzaron a utilizar la frase “Añita Mikilona” los buenos resultados aparecieron y el equipo firmó un resurgimiento que pocos creían posible para ganar 19 de los últimos 21 puntos de la eliminatoria y con ello meterse en la repesca de junio próximo contra Nueva Zelanda.

El “Añita Mikilona”, que significa “Juntos hasta el final” en lengua indígena bribri, se esparció en las redes sociales de los futbolistas, de los aficionados, de los medios de comunicación y hasta en la indumentaria del equipo, incluidas las camisas que utiliza el seleccionador, el colombiano Luis Fernando Suárez.

La frase, que propició la unión de un grupo que mezcla jugadores experimentados y jóvenes, se utiliza a lo interno desde hace meses pero se popularizó en febrero pasado después de la victoria de Costa Rica en Jamaica cuando la publicaron referentes del equipo como Celso Borges y Keylor Navas.

Esa victoria fue parte del inicio del resurgimiento de Costa Rica, pues significó haber ganado 7 de los 9 puntos en disputa en una jornada triple de la eliminatoria.

Antes de esa ventana el equipo costarricense solo había conseguido 6 puntos en los primeros 7 partidos y sus posibilidades de clasificar al Mundial eran escasas, tanto por la cosecha de puntos como por el bajo nivel futbolístico.

El 2022 significó un giro total en el desempeño del equipo y firmó una segunda vuelta de la eliminatoria invicto, con 19 puntos de los 21 en disputa y solo cedió un empate en su visita a México.

Rozó la hazaña Costa Rica, igualó a Estados Unidos en 25 puntos, pero tuvo que conformarse con la repesca ante Nueva Zelanda por diferencia de goles.

Canadá (28 puntos), México (28) y Estados Unidos (25) consiguieron los boletos directos al Mundial en la zona de Concacaf.

LA UNIÓN DE GRUPO

La unión del grupo ante la adversidad ha sido una de las claves para el resurgimiento de Costa Rica, lo que quedó demostrado el miércoles con la victoria en casa por 2-0 sobre Estados Unidos en el cierre de la eliminatoria.

Suárez puso un equipo prácticamente sub’23 reforzado con Keylor Navas y el zaguero Kendall Waston, debido a la necesidad de proteger a una serie de futbolistas estelares que tenían tarjeta amarilla y podían perderse la repesca de recibir otra.

Los goles de Juan Pablo Vargas y Anthony Contreras fueron celebrados en piña por jóvenes y experimentados por igual y cada acción era apoyada por los veteranos que vieron el compromiso desde la banca.

El portero Keylor Navas afirmó el miércoles que su selección no puede bajar la guardia con miras a la repesca y alabó el trabajo realizado por los jóvenes.

“Tenemos un grupo muy unido y jugadores jóvenes que llegaron con humildad, con ganas y sueños por cumplir, que se dejan aconsejar y son conscientes del valor de estar en la selección. Eso es algo bueno y muy lindo y si siguen así van a llegar muy lejos”, expresó.

Jóvenes como Brandon Aguilera (18 años), Jewison Bennette (17 años), Ian Lawrence (19), Daniel Chacón (20) Anthony Contreras (22) fueron estelares ante Estados Unidos con un gran rendimiento.

Suárez dijo el miércoles que se siente “orgulloso” de sus jugadores y destacó que Costa Rica “tiene un arsenal muy interesante” y que “hay nivel suficiente para soñar”.

La experiencia, el liderazgo y gran nivel del portero del PSG Keylor Navas, del delantero Joel Campbell, del centrocampista Celso Borges y de los zagueros Francisco Calvo y Kendall Waston, fueron también pieza clave para la campaña de Costa Rica.

Los ticos solo encajaron 8 goles en los 14 partidos del octogonal, una solidez defensiva que buscará mantener en la repesca a partido único contra Nueva Zelanda por un cupo al mundial.

Costa Rica aspira a clasificar a su sexto mundial y tercero de forma consecutiva.

generac-pwrcell-banners

LEAVE A REPLY