Foto de archivo del presidente de la República Dominicana, Luis Abinader. EFE/ Bienvenido Velasco

Santo Domingo (EFE).-

El Gobierno dominicano comenzó este martes los trabajos de ampliación del metro de Santo Domingo, que conllevarán una inversión de 500 millones de dólares.

El nuevo tramo, de la llamada línea 2C, se extenderá por 7,3 kilómetros, contará con cinco estaciones y llevará el metro hasta el municipio de Los Alcarrizos, en la zona metropolitana.

Las obras durarán dos años y darán empleo a 2.500 personas, según detalló el presidente Luis Abinader, al encabezar la actividad en el sector de Herrera, en Santo Domingo Oeste.

“La construcción de esta obra tendrá un impacto muy positivo en la vida diaria de los habitantes de la ciudad, especialmente de Santo Domingo Oeste, de Los Alcarrizos y Pantoja”, afirmó el mandatario.

Abinader dijo que habrá un ahorro “significativo” en cuanto a los recursos económicos que en estos momentos tienen que desembolsar los usuarios de la zona, así como en el tiempo que necesitan para desplazarse hacia la capital.

“Habrá una auté ntica revolución en la movilidad sostenible para el Gran Santo Domingo, lo que impactará la vida de miles y miles de personas (…) es hora de invertir en el transporte público masivo, con esta extensión del metro y con el teleférico que se construye en Los Alcarrizos, cambiará significativamente la vida de sus habitantes”, agregó.

Aseguró que las estadísticas establecen que en República Dominicana hay 300 vehículos por cada 1.000 habitantes, cuando el promedio en América Latina es de 230 vehículos por cada 1.000 habitantes.

generac-pwrcell-banners
SHARE
Previous articleNegotiating USA’s Racial Divide! (Artículo Bilingüe)
Next articleGolazo de Alexis Sánchez
I am Oscar Alberto Quintana. I am the founder and publisher of Americano since 1987. Americano is a bilingual English and Spanish Newspaper Magazine. Our newspapers are your best choice to reach the heart of the Hispanic community in the Garden State. Thank you and May God bless you!

LEAVE A REPLY