Goles que no son victorias, un problema extraño

0
146
Luis Suárez celebra tras marcar el segundo gol ante la Real Sociedad, este pasado domingo en el Wanda Metropolitano. EFE/Mariscal

Madrid, (EFE).

Tras empatar con la Real Sociedad (2-2), el entrenador argentino del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone resaltó que su equipo “tiene gol”. Sin embargo, acumula tres encuentros marcando dos goles sin ganar este curso, algo que solo le había ocurrido en tres de las nueve temporadas y media anteriores.

El arsenal ofensivo que atesora este Atlético es indudable. La calidad de delanteros como el uruguayo Luis Suárez (7 dianas), el francés Antoine Griezmann y el argentino Ángel Correa (3 cada uno), o el portugués Joao Félix (no ha marcado pero ha facilitado dos asistencias) le convierte en el más dotado de cara a portería de la ‘era Simeone’, desde diciembre de 2011.

“El otro día (contra el Liverpool) jugamos sin Suárez, metimos dos goles y pudimos hacer cuatro. Hoy con Suárez, con Joao y con Griezmann metimos goles. El equipo tiene gol, hay que buscar equilibrarlo para sacarle el mejor partido al conjunto”, resaltó el entrenador argentino tras el encuentro contra el líder liguero.

Ante el conjunto ‘txuri-urdin’, el Atlético repitió una tendencia: la de empezar por detrás en el marcador. Le ha ocurrido en seis ocasiones en doce encuentros esta temporada. Tres las solventó con victorias (Espanyol, Getafe y Milán), dos en empates (Villarreal y Real Sociedad) y otra acabó en derrota (Liverpool).

Tampoco parece que esté siendo su mejor inicio de temporada como local, porque en el Wanda Metropolitano ya ha concedido cuatro empates (2-2 con Villarreal y Real Sociedad, 0-0 con Oporto y Athletic) y una derrota (2-3 con el Liverpool), lo que supone que once puntos volaron del coliseo colchonero: 6 de Liga y 5 en la Liga de Campeones.

DEL ‘UNOCERISMO’ A MARCAR DOS GOLES SIN GANAR

Pero aún más extraño es que este Atlético, otrora el gran referente de la efectividad goleadora con temporadas en las que acumulaba victorias por 1-0 hasta el punto de acuñarse en medios de comunicación y redes sociales el término de ‘unocerismo’ para referirse a su capacidad para rentabilizar los tantos, deje escapar encuentros en los que marca no uno, sino dos tantos.

En lo que llevamos de temporada, el Atlético se ha marchado sin la victoria en tres encuentros en los que ha marcado dos goles: dos empates contra Villarreal y Real Sociedad, ambos acabados 2-2, y una derrota contra el Liverpool inglés por 2-3.

Solo en dos campañas de las nueve y media anteriores de Simeone al frente del equipo había dejado escapar más victorias en encuentros en los que anotara dos tantos.

En la 2014-15 fueron siete encuentros sin ganar con dos o más goles: dos derrotas (3-2 con el Olympiakos griego y 2-3 contra el Barcelona) y cinco empates (2-2 contra Celta, Hospitalet, Real Madrid, Málaga y Levante). La otra campaña peor que esta en este apartado es la 2019-20, en la que se le escaparon cuatro encuentros en los que marcó dos goles, todos ellos empates con resultado 2-2 (ante Juventus, Valencia, Sevilla y Barcelona).

En la campaña 2016-17, como en la actual, el Atlético solo dejó escapar tres encuentros en los que hubiera marcado dos goles: una derrota 2-3 contra la UD Las Palmas y dos empates 2-2 contra Athletic y Eibar. Pero hablamos de una temporada completa, no de tres meses de competición como los que se han disputado hasta ahora.

El resto de campañas, seis temporadas completas y la segunda mitad de la 2011-12, el Atlético como máximo no ganó en dos partidos en los que hubiera conseguido dos tantos. Y en temporadas como la pasada 2020-21, la 2015-16, la 2013-14 o la 2012-13 solo se le escapó un encuentro en el hubiera conseguido dos tantos.

Un ejemplo concluyente de que hasta ahora este Atlético se había distinguido por rentabilizar sus tantos es la temporada pasada: entre todas las competiciones, el conjunto rojiblanco cuando marcó dos o más goles consiguió 24 victorias y solo dejó escapar un empate (2-2 contra el Celta).

El problema remite, inevitablemente, a la defensa. Una línea con bajas -la del montenegrino Stefan Savic en los últimos dos encuentros y la del uruguayo José María Giménez ante la Real Sociedad y la primera parte del Liverpool-, que está mostrándose especialmente vulnerable en los inicios de partido.

“Algún error que podemos tener nos termina condenando en todas las primeras acciones de los partidos, fíjate que en el segundo tiempo también con el tiro libre (del 0-2 de Alexander Isak) vino igual, de la misma manera. Se hace siempre bastante complejo llevar el partido con la tranquilidad que nos gustaría”, reconoció Simeone tras el encuentro.

La solución, para Simeone, parte de un concepto: el equilibrio. El argentino aludió a él hasta en seis ocasiones tras el empate contra la Real Sociedad este domingo. “Tenemos que buscar rompernos la cabeza para equilibrar más las situaciones”, se puso como tarea el preparador rojiblanco. De que consiga ese equilibrio dependerá que esos tantos sean tan rentables como en temporadas precedentes.

Miguel Ángel Moreno

generac-pwrcell-banners

LEAVE A REPLY