La ministra del Interior de Chile, Izkia Siches, en una fotografía de archivo. EFE/Alberto Valdes

Santiago de Chile, (EFE).

La ministra chilena del Interior, Izkia Siches, continuará con sus actividades pese a los disparos que se escucharon durante su llegada a la región de la Araucanía, escenario de un conflicto entre grupos mapuches, el estado y las madereras que explotan los bosques.

Así lo confirmó la ministra portavoz, Camila Vallejo quien aclaró que fueron “disparos al aire sin ninguna lesión” a la comitiva de seis ministros que visitó la región, justo cuando ingresaban en la localidad de Temucuicui, más de 500 kilómetros al sur de Santiago.

“El itinerario de la ministra y de la comitiva va a continuar. Quien pretenda que puede intimidar a la ministra Siches está muy equivocado”, dijo en un punto de prensa desde el Palacio de La Moneda, sede de gobierno.

Hasta el momento se desconoce quién realizó los disparos y cuál era el objetivo de una acción que es inédita en Chile.

Una delegación de seis ministros del nuevo Gobierno de Chile inició este martes una gira por el sur del país, con el objetivo de planificar la desmilitarización de la zona que rige desde el pasado octubre y que impulsó el anterior mandatario, el derechista Sebastián Piñera.

El incidente se produjo justo cuando la titular de cartera se iba a reunir con Marcelo Catrillanca, dirigente de la comunidad de Temucuicui y padre de Camilo Catrillanca, un joven comunero asesinado en 2018 por la Policía chilena.

“Creo que hay buena intención del Gobierno pero no se puede decir lo que pasó. No puedo decir quiénes fueron (…) Hay que entender la situación aquí, nosotros no tenemos confianza con los gobiernos”, sostuvo Catrillanca.

Horas antes de los disparos, Siches sostuvo en un punto de prensa que durante la visita a la región mantendrán reuniones con autoridades locales, víctimas de violencia y que está “planificando el desescalamiento del estado de excepción constitucional” junto a las Fuerzas Armadas, el cuerpo policial de Carabineros y el Ministerio de Defensa.

“El camino que hemos decidido seguir para enfrentar la situación crítica en La Araucanía es un camino que sabíamos iba a ser difícil. Entendemos que algunos no quieren que la solución no sea el diálogo, pero nosotros seremos perseverantes en esto”, agregó Vallejo.

La Araucanía y otras regiones del sur de Chile sufren recurrentemente episodios de violencia rural, que en el último año han tomado forma de disturbios, ataques a maquinaria agrícola y predios, incendios y tiroteos con víctimas mortales.

Algunos de estos hechos se enmarcan en el llamado “conflicto mapuche”, que enfrenta al Estado y al principal grupo indígena del país que reclama las tierras que habitaron durante siglos y que ahora pertenecen, en su mayoría, a grandes empresas agrícolas y forestales en manos de poderosos grupos económicos.

Para combatir la violencia, el anterior mandatario, el derechista Sebastián Piñera, ordenó el pasado octubre militarizar la zona, una medida que ha contado con el beneplácito del Parlamento pero que ha sido repudiada en numerosas ocasiones por el actual Ejecutivo.

generac-pwrcell-banners

LEAVE A REPLY