Mikael Damberg, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/Johan Jeppsson

Copenhague, (EFE).

El Gobierno sueco anunció este lunes que quiere rebajar el impuesto sobre el combustible, aumentar las ayudas a hogares y prolongar la compensación por la energía eléctrica para aliviar el incremento de precios generado por la guerra en Ucrania.

El plan del Ejecutivo socialdemócrata en minoría forma parte de un paquete de “contundentes” medidas a corto y largo plazo que ascienden a 14.000 millones de coronas suecas (1.314 millones de euros), explicó en rueda de prensa el ministro de Finanzas, Mikael Damberg.

La propuesta pretende bajar temporalmente el impuesto al combustible entre junio y octubre 1,30 coronas (0,12 euros) por litro, una iniciativa con un coste estimado de 3.700 millones (347 millones de euros).

Quienes posean un coche particular recibirán además una ayuda directa en un solo pago de 1.000 coronas (94 euros), que puede subir a las 1.500 (141 euros) en áreas con menos recursos.

El Gobierno sueco destinará además unos 3.900 millones (366 millones de euros) a un bono climático dirigido a quienes decidan comprar un coche eléctrico.

El plan incluye también prolongar las subvenciones a los hogares para compensar la subida de la electricidad y subir hasta un veinticinco por ciento la ayuda a la vivienda para familias con hijos entre julio y diciembre.

“El alza de precios que estamos viendo durante un largo tiempo se debe a las acciones de Rusia y la acusada subida de ahora en la energía y el combustible está relacionada directamente con la invasión rusa”, declaró Damberg.

generac-pwrcell-banners

LEAVE A REPLY